La inversión pasiva no convence

La inversión pasiva esta de moda. La encuentras en todas partes. Es «trending topic». Y por supuesto es un gran negocio.

Pero independientemente de la popularidad de la gestión pasiva, ¿qué hay realmente detrás de todo ello? ¿Es una buena opción para el inversor mas allá de los mensajes interesados de quienes se llevan una comisión por colocar estos productos en sus páginas web y blogs?

Voy a intentar dar mi opinión personal con argumentos que se entiendan. Quiero que queden claras algunas ideas clave sobre la inversión pasiva, y los motivos de por qué a mi no me convence.

Definición inversión pasiva.

Primero definamos a la inversión pasiva de manera comprensible. ¿Qué es y cómo funciona?

Se trata de aportar dinero de manera sistemática a una serie de fondos de inversión cuyo única estrategia de inversión es replicar a un índice. Generalmente se recomienda la réplica del S&P500 norteamericano (aquí ya te conté porqué no es una casualidad que siempre se referencie al mercado norteamericano).

Como inversor/ahorrador destinarás todos los meses una cantidad de dinero que decidas a estos productos mediante aportaciones sistemáticas y automatizadas mensuales. Tu dinero se invertirá de manera pasiva en los mejores fondos de inversión pasivos del momento. Estos fondos de inversión pasivos, como la propia palabra nos indica, son absolutamente pasivos y eso significa que no hacen ningún movimiento táctico inversor. Únicamente compran y mantienen los activos comprados en la cartera.

Por tanto, la estrategia consiste simplemente en exponerte a la renta variable al precio de mercado de la fecha de la aportación. No hay gestión, no hay método de inversión, únicamente la creencia en la frase de «el mercado a la larga siempre sube».

¿No te suena la frase? «el mercado a la larga siempre sube» resulta muy parecida a la frase «la vivienda siempre sube». Presenta grandes paralelismos como vamos a ver en el artículo.

Pero, ¿es cierto?

Pues no amigos, ningún activo «siempre sube porque sí», eso simplemente es mentira. Como ya hemos visto en este blog esto es un dogma interesado de la industria financiera.

Los drawdown.

Si existe el infierno de los personajes del mundo inversor, no dudes que el Sr Drawdown es un diablo jefe (y de los peores). Si no habías oído la palabra hasta ahora, aprendela porque es uno de los conceptos más importantes en inversiones.

Como te digo en el título, invertir pasivamente no me convence. Pero tú has leído en muchos sitios que es la estrategia definitiva, la que todos tendríamos que hacer y la única viable. Entendamos la importancia de los drawdowns y sus implicaciones con las inversiones puramente pasivas.

curva de drawdown que es gráficamente
un drawdown de una inversión

Drawdown es el «camino bajista» que ha realizado una inversión desde que hizo el último máximo. Por ejemplo: si tu fondo de inversión pasivo llegó a un máximo de valor de 90€ por participación, y desde hace meses no ha vuelto a alcanzar ese valor, entonces el fondo de inversión pasivo esta haciendo un «camino bajista» o drawdown con duración de todo el tiempo que ha transcurrido desde el máximo. Técnicamente tu inversión pasiva está en un drawdown. Se cancela el drawdown cuando tu inversión vuelva a superar los 90€. Los drawdown pueden durar meses, años y décadas.

¿Notas el sudor frío recorriéndote tu espalda de inversor pasivo? Vuelve a leer la frase porque es importante: los drawdown pueden durar décadas.

Ver que un drawdown puede durar décadas debería provocarte mucha incomodidad. ¿Qué te hace pensar que eso no te va a tocar a ti? Exponerse a la renta variable de manera pasiva, sin ningún tipo de estrategia para valorar si el momento es bueno para comprar, o es bueno para vender, equivale a estar expuesto a un drawdown que puede durar décadas.

Décadas con tus inversiones en negativo, piénsalo de nuevo.

drawdown ibex35
El Ibex35 lleva 13 años en Drawdown, comprar y mantener no ha sido una buena estrategia ¿cuándo finalizará?

El gran problema de los drawdowns es que te van a provocar miedo, estrés, desesperación y finalmente te hará rendirte. Todas estas emociones, a poco que tengas experiencia en los mercados ya las conocerás.

Esto es muy común: Compras un activo, sube unos meses, empieza a bajar a una velocidad endiablada, ves tus inversiones en negativo, no sabes si vender o no por si se recupera, tienes algo de confianza pero vuelve a bajar con fuerza, te estresas, te rindes y vendes. Acto seguido el mercado recupera pero tú ya has vendido en el peor momento. Esto es lo que suele pasar, no es ninguna excepción, el lo normal.

¿Ahora ya no parecen tan tontos los inversores que tienen una estrategia de entrada y de salida como te hacía creer la publicidad de la inversión pasiva? ¿Comprender porque la inversión pasiva ya no resulta tan convincente e infalible?

La cartera pasiva.

¿Entonces por qué sigue tan de moda la inversión pasiva indexada?

Una razón es bastante clara, parece fácil, se puede entender y requiere poco esfuerzo. Simplemente te apuntas en tu web favorita de inversión pasiva y teóricamente no tienes que hacer nada más. Ya tienes una estrategia pasiva «ganadora». Te has convertido en un experto que va a batir a los mejores gestores del mundo (no exagero, muchos argumentos a favor de las carteras pasivas te dicen que vas a batir a casi todos los gestores de fondos).

Otra razón, es que la renta variable norteamericana lleva muchos años sin experimentar un drawdown duro. Pero ojo, esto es una excepción como ya hemos visto en este blog.

¿Será así siempre? No lo creo. Lo dejamos todo en una cuestión de suerte, y oye, no se tú, pero mi experiencia me dice que generalmente en inversiones se cumple la ley de murphy: invertirás cuando empiece un drawdown bajista de años.

La gente que defiende la inversión pasiva como único modo de invertir sabe de sobra que existen los drawdowns, pero hacen un auténtico juego de malabares para poder lidiar con él y mantener una supuesta coherencia con su propio argumento de gestión pasiva, el de no hacer nada.

Por eso los divulgadores de la inversión pasiva se han inventado las carteras permanentes pasivas. Y lo digo en plural porque hay muchas, hay montones, de todos los gustos y colores. Mezclan diferentes activos, mercados y porcentajes de exposición. Un batiburrillo que como digo se carga el argumento de la pasividad, porque por muy defensor de la inversión pasiva que seas, sabes que los drawdown existen. Y si estas seleccionando mercados y activos, ponderando unos frente a otros, ¿es esto gestión pasiva? o ¿es una gestión activa que utiliza el marketiniano argumento de la cartera pasiva como argumento de ventas?

rendimientos carteras permanentes pasivas
a pesar de la gran variedad, el rendimiento de todas las carteras permanentes pasivas es muy similar en la práctica

La verdadera gestión pasiva.

¿Existe entonces la pura gestión pasiva de inversiones?

En toda mi vida como inversor y profesional de la inversión, nunca he visto un inversor 100% pasivo. Nunca. He visto muchos inversores dando lecciones de pasividad, hasta que ha llegado una crisis y se han puesto los primeros a liquidar sus inversiones. No les culpo, lo normal es que necesites vender inversiones cuando viene un crisis, ¿pero entonces porqué no contaste con ello cuando decidiste ser un inversor pasivo? Quiero decir, si sabes que tu dinero te va a hacer falta, no puedes ser un inversor 100% pasivo, necesitas a la fuerza tener una estrategia activa. Y no nos engañemos, esta es la situación de la mayoría de inversores. En algún momento vamos a necesitar recuperar nuestro capital. Por eso no me convence.

Otro tema son los famosos rebalanceos de las carteras de gestión pasiva. Si cada año tienes que vender un activo que ha subido para comprar otro activo de la cartera que ha bajado (según las arbitrarias reglas de la cartera pasiva de moda), ¿se puede llamar a esto cartera pasiva? ¿La inversión pasiva acaso no esgrime su gran ventaja en que el inversor solo tiene que comprar y mantener? Si hay que ajustar la cartera cada año, o si hay que seleccionar diferentes activos para la cartera, ¿entonces donde queda la pasividad y la sencillez?

La gestión pura pasiva de inversiones no existe, es otro mito interesado. Como algunos vendedores de productos financieros saben de sobra, se suele aplicar el «tú vende la idea que quiere oir la gente, que las contradicciones ya las torearemos cuando lleguen». La realidad es que las inversiones se tienen que gestionar activamente de algún modo.

Fondos de gestión pasiva.

Algunos en este punto dirán, pero existen los fondos de gestión pasiva, en donde el inversor «se olvida». Los gestores hacen todo este complicado trabajo por el inversor. ¿Entonces es gestión pasiva o es gestión activa? ¿En que quedamos?

El otro gran argumento a favor de los fondos de gestión pasiva son sus bajas comisiones comparadas con el resto de fondos de inversión.

Lo que se suele hacer es que te muestran el típico gráfico del Dow Jones subiendo un 7% anual y te dicen, mira, simplemente compra nuestro fondo de gestión pasiva, mantén tus inversiones, y te llevarás el 7% anual menos comisiones. Cuantas menos comisiones mejor.

En primer lugar contra este argumento repito la idea de que simplemente comprar y mantener un fondo de gestión pasiva no sirve como estrategia, es una estrategia simplista que no tiene en cuenta lo que de verdad le va a dar rentabilidad a un inversor. La rentabilidad no viene por arte de magia por exponerse a renta variable con un fondo de gestión pasiva, la rentabilidad nos viene porque hemos acertado un activo o mercado alcista. No hay más secreto.

Si bastase con exponerse a la renta variable con las menores comisiones y sin estrategia de gestión de las posiciones alguna, los multimillonarios venderían sus empresas para simplemente comprar fondos de inversión pasivos. Esto no ocurre. Porque como cualquier comerciante sabe, el secreto es comprar barato y vender caro en un mercado con demanda, no simplemente comprar cualquier cosa y quedártela en cartera porque «siempre sube».
Puede subir, o no puede subir.

Además si ese fuese el caso, ¿por qué comprar un fondo de inversión pasivo? Las menores comisiones están en los mercados de futuros. Compra únicamente futuros de renta variable y a cada vencimiento los renuevas. Las comisiones siempre van a ser menores que las de cualquier fondo incluidos los ETFs pasivos. ¿Te parece una locura? Pues la exposición a renta variable es la misma. Nos parece una locura porque vemos claramente que simplemente comprar y mantener no es suficiente, no importan las comisiones, importa si el mercado sube o baja y si nosotros estamos en el lado correcto.

¿Qué pasa con el binomio rentabilidad conseguida frente al riesgo asumido? ¿Donde aparece esta métrica fundamental para valorar una estrategia de inversión en los fondos de gestión pasivos de cartera? No aparece. Simplemente todo se basa en compra renta variable que siempre sube, pero no te dicen lo que vas a sufrir mientras baja y baja la renta variable. ¿Ganar un % anual sufriendo drawdowns del -60%? No, gracias.

Finalmente en el tema de las comisiones hay que ir con cuidado. Sin ánimo de querer ser exhaustivo es muy sencillo decir que un ETF de gestión pasiva cobra solo un 0,2% de comisión al inversor frente al fondo de inversión tradicional que cobra un 1,5%. Pero no te cuentan el «detalle» de que te van cobrar otras comisiones por tener ese fondo de gestión pasiva en cartera, por ejemplo comisiones de custodia o de gestión (alarma de incoherencia activada). Si vas sumando todos los costes, la diferencia ya no es tan elevada. Si las comisiones lo fueran todo, compraríamos futuros no fondos de inversión.

A modo de ejemplos un banco tradicional español te cobrará un 0,6% como gastos de custodia de valores de tu ETF de gestión pasiva, y los robo-advisors te cobrarán una media del 0,5% en concepto de gestión. A esto habría que sumar otros costes no tan evidentes como los fiscales, pues un ETF no tiene las ventajas fiscales de un fondo de inversión y que tienen su importancia (sobretodo si esperamos obtener beneficios que es el objetivo de la inversión) y los propios gastos del ETF pasivo.

Planes de pensiones de gestión pasiva.

¿Entonces estoy 100% en contra de esta manera de invertir? Respuesta corta: No.

Creo que la inversión en modo pasivo es una estrategia que tiene sus probabilidades en favor únicamente en el largo plazo. En el corto y medio plazo, como hemos visto, no es que sea una lotería, sino que el inversor medio no aguantará el próximo drawdown y venderá en el peor momento.

Tener en cuenta este punto, quizás la convierta en una buena estrategia como plan de pensiones. Es decir, escoger un plan de pensiones con gestión pasiva puede resultar interesante en muchos casos sobretodo porque es la inversión que teóricamente tiene el horizonte temporal más largo. Esto implica que aunque nos veamos en un drawdown duro de 20 años, lo probable es que tengamos años de margen para poder superarlo. Además la legislación española es restrictiva con la liquidez de los planes de pensiones, solo puedes sacar tu dinero en unos determinados supuestos. Una desventaja, pero que se convierte en una ventaja al evitar ventas en los peores momentos. Todo esto favorece a la estrategia de planes de pensiones con gestión pasiva.

Conclusiones.

La estrategia de inversión pasiva es sencilla y cómoda sobre el papel, pero cuando empiezas a invertir te das cuenta de que se complica si quieres tener en cuenta variables como la gestión del riesgo asumido o el control de los drawdown. Entonces su principal ventaja desaparece.

Para ganar dinero con tus inversiones no hay otra receta que no sea comprar barato y luego vender caro. Necesitas un mercado o activo en tendencia y una estrategia que no tiene ningún método para diferenciar unos activos de otros, esta olvidando la principal variable que nos va a aportar la rentabilidad.

No critico las aportaciones sistemáticas mensuales, critico las aportaciones mensuales destinadas únicamente a una inversión pasiva basadas en la creencia de que eso de por sí es suficiente y por arte de magia se convertirá en una estrategia ganadora sí o sí de manera inevitable.

Tampoco afirmo que la inversión pasiva sea nefasta, digo que no es ninguna panacea y es una estrategia con sus cosas a favor y en contra. Puede funcionar en unas condiciones, pero no sabemos si en el futuro se repetirán esas condiciones. Puede resultar interesante por ejemplo como plan de pensiones.

Tampoco quiero que se entienda este artículo como una defensa de los fondos tradicionales, pues sabemos de sobra que hay una gran mayoría con comisiones muy altas a cambio de una gestión nula o incluso nefasta. Una mejora de este problema es comisiones más bajas, pero no es la solución.

Para mi la solución es gestión activa que cree valor. Acorde al valor que se cree, valoraremos si las comisiones que nos cobran son merecidas o no lo son. La solución se complica porque implica mejorar nuestros conocimientos financieros, aprenden a separar lo bueno de lo malo, a salir de nuestra zona de confort buscando gestores buenos en vez de acudir a nuestra tradicional oficina bancaria, etc. Pero para mejorar nuestras finanzas necesitamos poner de nuestra parte.

Finalmente, como conclusión final, te comparto un gráfico en donde se puede ver que la inversión pasiva es superada ampliamente por la mayoría de simples estrategias de inversión activa. Ya hablaremos de eso en futuros artículos del blog.

estrategias de timing ganan a la inversion pasiva
la mayoría de estrategias ganan a la estrategia de inversión pasiva, fuente: libro Inversión Semipasiva. Autor: Antonio Mangas

Nunca ganar dinero fue sencillo, y en este tema tampoco hay ninguna excepción.

Nota: ¿Te ha gustado el artículo? Puedes utilizarlo para debatir con argumentos con los defensores de la inversión pasiva a ultranza, solo te pido que me cites y linkees. ¡Gracias por leerme!

 

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies