¿Cuál es el rendimiento de las acciones a largo plazo?

En todos los sitios lo afirman: «el rendimiento de las acciones a largo plazo es entre el 5% y el 7%». Todo el mundo lo repite. Es uno de los «dogmas» del sector financiero.

Muy poca gente que repite el dogma se ha preocupado por saber si es verdad o no lo es. Una de mis frases favoritas es «la mayoría de verdades no soportan el análisis de los datos, ¿pero a quién le importan los datos?» Creo que estamos ante otro caso.

Se trata sin duda de una de esas «verdades» muy útiles (por supuesto para quienes la cuentan). El rendimiento medio de las acciones es un gran comodín para vender cualquier cosa en el sector financiero, desde fondos de inversión hasta planes de pensiones, pasando por supuesto por los ahora tan de moda «robo-advisors«.

rendimiento acciones y renta variable a largo plazo
el típico gráfico que te enseñan en donde las acciones son las ganadoras a largo plazo, en este caso con datos del Reino Unido

Entonces, ¿cuál es el verdadero rendimiento de las acciones a largo plazo? ¿cuál es realmente el rendimiendo del mercado de acciones?

Antes de responder es importante aclarar a qué nos referimos con acciones y a qué nos referimos con el largo plazo.

Rendimiento de las acciones a largo plazo.

Definamos primero, de que estamos hablando.

Acciones: La mayor parte de estudios que hay al respecto, son sobre renta variable norteamericana. Cuando alguien habla del rendimiento de las acciones (renta variable), generalmente se refiere a estudios que han sido realizados sobre un mercado muy concreto: el norteamericano.

Esto es una matización muy importante. Que algo haya ocurrido en un mercado no significa que vaya a repetirse en otro mercado recién creado. Estados Unidos ha vivido un siglo XX pletórico de aumentos de la productividad y de innovación empresarial, pero eso no significa que si por ejemplo mañana abre una nueva bolsa en Guinea, la historia se repita solo porque se negocie renta variable. El foco industrial y social estuvo en Norteamérica y en Europa durante el pasado siglo, pero ¿ocurrirá lo mismo en el futuro? ¿Acaso Asia no es ya un jugador de primera?

La renta variable por sí sola no tiene cualidades privilegiadas frente a otros activos, tiene otras cualidades que le pueden ser favorables en muchos momentos; pero no se trata de un aura mágica que le proteja de cualquier problema o imprevisto. Unas veces sus características le serán favorables, pero otras veces le pueden ser desfavorables. Y esto tiene mucho que ver con la situación social y política del marco de referencia.

El largo plazo: Los estudios realizados sobre el rendimiento de las acciones a largo plazo se han hecho durante periodos de tiempo muy largos, generalmente 100 años (o incluso más). Esta escala de tiempo para el estudio del rendimiento de las acciones no es adecuado para la escala de la inversión personal. Piensa, ¿cuánto tiempo de media tienes unas acciones compradas en cartera? Generalmente, en el mayor de los casos unos años, pocas veces una década, nunca 100 años. ¿Entonces es válido un dato extraído como conclusión de un estudio que contempla tener las acciones en cartera 100 años o más? No lo creo. En la vida real funcionamos diferente.

Entonces, ¿cuál es el rendimiento real de las acciones?

Rendimientos reales de las acciones a largo plazo.

Estudios más serios, que han tenido en consideración más variedad de mercados que no sean el norteamericano (y otros fuertemente correlacionados como los europeos) nos han aportado una información más amplia sobre el rendimiento de las acciones.

Por ejemplo, en el estudio Mebane T Faber A Quantitative Approach to Tactical Asset Allocation actualizado en 2013 se nos indica que:

En el mejor de los casos, el rendimiento de las acciones fué del 7,43% compuesto por año.
La media real de todos los mercados analizados del rendimiento de las acciones fué del 4,60%.
Por tanto, muchos mercados de acciones analizados, rindieron por debajo de ese 4,60%.

rendimiento de las acciones a largo plazo mejor caso y peor caso
gráfico publicado por Mebane T Faber

El primer dato sorprendente.

La industria financiera se ha encargado, por conveniente interés, de repetirnos lo de que los rendimientos de las acciones a largo plazo son del 5%-7% anual. En nuestra mente hemos imaginado una recta de rentabilidad (o casi recta) como esta:

expectativa de rendimiento de las acciones a largo plazo que vende la industria financiera
expectativa de rendimiento de las acciones a largo plazo que vende la industria financiera

Pero esto, como todo inversor que ya haya experimentado el mercado, no se corresponde ni remotamente con lo que ocurre en la realidad. Como indica el estudio, el mejor de los casos estudiados sí ha dado un rendimiento a largo plazo para las acciones del 7,43%, pero lo ha hecho de manera muy inestable. Ciclos de subidas y bajadas que han durado en cada caso años. Por tanto, nada de rendimientos estables.

Si hacemos un zoom al rendimiento medio de las acciones del primer gráfico (línea roja), vemos periodos de muchos años (20 años para ser exactos), en donde el rendimiento de las acciones es nulo e incluso negativo:

dos decadas de rendimientos de las acciones negativos
en el caso medio hay largos periodos de tiempo con rendimientos negativos de hasta 20 años
Así que ojo, porque aunque en el caso medio, el rendimiento de las acciones sea del 5% aproximado, te puedes encontrar 20 años con rendimientos del 0% o incluso negativos. ¿Te lo esperabas? Seguro que No.

Pero aún hay mas, si repasamos la primera gráfica del artículo del blog, resulta que aún hay casos peores.

El segundo dato sorprendente.

En el estudio mencionado, se ha representado con una línea verde-amarilla el peor de los casos. Ejemplos de rentabilidades muy pequeñas (ridículas) para las acciones a largo plazo existen, vaya que existen.

Pero eso no es ningún dato realmente sorprendente para un inversor con cierta experiencia. Éste conoce, y ha conocido, mercados y activos de renta variable que rinden poco o nada. De hecho hay muchos casos. Pero ahora viene lo sorprendente, ¿sabías que puede haber mercados que directamente puedan perderlo todo? Sí, el 100%. Todo el dinero en renta variable esfumado en ese mercado. ¡Vaya! Esto ya no es tan conocido…

rentabilidad de acciones en negativo
algunos mercados de renta variable pueden perderlo todo

Lo esperable en la realidad.

Afortunadamente el caso anterior no es lo habitual. Pero debemos ser conscientes de que puede ocurrir, el riesgo no es cero como nos hacen creer. Muchas veces, de hecho, nos exponemos a la renta variable pensando en la rentabilidad de las acciones a largo plazo sin tener en cuenta en que riesgos reales estamos incurriendo. Entonces, ¿qué es lo esperable en el mundo real?

Para ello hagamos un truco de magia. ¿Qué ocurre si representamos la rentabilidad de las acciones en el largo plazo en escala no-logarítmica (la que representa gráficamente mejor a nuestros ojos la rentabilidad compuesta del inversor)?

rentabilidad acciones a escala no-logarítmica
en escala no-logarítmica apreciamos que hay una gran diferencia

Pues ¡sorpresa! Parece que todo el tema este de la rentabilidad de las acciones a largo plazo no es tan evidente, constante y sencillo como creeríamos.

Existe una gran diferencia entre encontrarnos en el mejor caso, en el caso medio y encontrarnos en el peor de los casos.

Pero claro, a nosotros solo nos han contado una versión bastante interesada de este asunto, una visión muy optimista, justo la ¡la del mejor de los casos! ¡qué casualidad!

Surgen varias preguntas:

¿Estamos preparados para el caso medio? O peor aún, ¿estamos preparados para el peor de los casos? Lo dudo.

Por mi experiencia profesional el inversor medio compra confiado, y en cuanto el mercado no funciona como él cree (generalmente en cuanto aparecen las pérdidas) vende, generalmente lo hace con bastantes pérdidas y habiendo pasado unos pocos meses desde la compra. Lo que evidentemente anula el principal argumento que originó la compra: «la renta variable rinde un 5%-7% a largo plazo». No es de extrañar, que la mayor parte de los inversores tengan una mala experiencia con la renta variable.

¿Entonces el inversor hace bien o hace mal? En mi opinión hace bien, porque ésta es la pista de que no entiende a que juego esta jugando. Es decir, si su estrategia era comprar y mantener para obtener un rendimiento de las acciones a largo plazo no debería vender, así de sencillo. Ojo, no digo que sea una estrategia correcta, digo que esa era su estrategia y debía ser constante con ella para poder evaluarla correctamente. Cambiar el plan sobre la marcha suele ser una mala táctica. Cuando no sabes a que juego estas jugando, el mejor consejo que te pueden dar es que no juegues, así de sencillo.

Conclusiones y consejo personal.

Para finalizar el artículo, debemos obtener una serie de conclusiones que sienten las bases de una estrategia más aprovechable:

Conclusiones

1. La rentabilidad de las acciones no es siempre positiva a largo plazo.
2. Existen enormes diferencias entre estar invertido en un mercado o en otro, no existe un rendimiento medio asegurado.
3. Si te equivocas de mercado, tus rendimientos pueden ser bastante negativos durante años.
4. Existe un riesgo, aunque algo residual, de perderlo todo.
5. Necesitamos un método o estrategia para detectar un buen mercado y un mal mercado.

Consejo

Como consejo final creo que un inversor medio tiene las mayores probabilidades a su favor si compra renta variable mundial en lugar de la renta variable específica de su país. Es la manera que tiene de evitar caer en el «peor caso». Lo malo es que se asegura no estar en el «mejor de los casos», pero evita (en gran medida) el riesgo de perderlo todo. De la misma manera su rendimiento se aproximará al medio, bastante alejado de ese 5%-7% que tanto se publicita y se tiene en mente, entorno al más real del 3%-4% anual (otro futuro debate: ¿es suficiente rendimiento para el riesgo asumido?).

En el caso del inversor no conformista, el que busca algo más que simplemente replicar una dudosa media de rentabilidad que apenas le compensa el riesgo asumido, le recomiendo que siga el blog porque vamos a intentar mejorar ese resultado con una estrategia propia. Ese es el objetivo de este blog y por eso ha nacido. En futuros posts iremos desgranando las ideas principales. Una de estas ideas principales, era la necesidad de desmitificar que simplemente comprar y mantener (buy and hold) es suficiente.

Necesitamos seguir adelante para avanzar en una estrategia más completa, pero eso será en otros futuros posts.

Eres libre de compartir este artículo para que la gente vea que no todo es tan sencillo, solo te pido a cambio que me enlaces.
¡Gracias!

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies